Un grupo de padres de chicos que padecen del trastorno generalizado del desarrollo espectro autista (TGD) reclama una reforma de la ley nacional de discapacidad, que les permita una “cobertura legal” porque “no hay ninguna legislación” que contemple ese tipo de trastorno.

Son padres autoconvocados con niños que padecen trastorno generalizado del desarrollo espectro autista (TGD). Puntualmente reclaman que se modifique la ley nacional 24.901 de Discapacidad para que quienes sufren esa enfemedad posean cobertura de salud. Impulsaron una campaña de recolección de firmas para que el Congreso atienda sus peticiones.

El eje central del reclamo, que está impulsado por una campaña de recolección de firmas, es que la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la Nación trate un proyecto de ley, cuyo expediente lleva el número 2785-D-2009, tendiente a modificar algunos artículos de la Ley 24.901 sobre Discapacidad.

Ese proyecto fue aprobado por unanimidad por la Comisión de Discapacidad de Diputados, pero ahora está “trabado” en el la Comisión de Salud de ese mismo cuerpo.

También hay otra iniciativa que apunta a modificar el artículo 2 de la Ley 24.901 que ya cuenta con la aprobación de Diputados, pero está «frenada» en el Senado hace un año, señalaron padres y madres autoconvocados en TGD-Padres a la Agencia Universitaria de Noticias.

Mariana Mosquera, madre de un niño con TGD, explicó que las modificaciones pedidas no benefician «solamente» a las personas con este síndrome, sino a todas que «tenga alguna discapacidad» porque así cualquier entidad de servicios médicos de salud deberá brindar la “cobertura total” de las prestaciones a favor de esas personas.

El proyecto presentado en el Congreso prevé que la persona con discapacidad podrá elegir el prestador aunque no sea el contratado por la obra social y que las personas que no tengan ningún prestador de salud tendrán derecho a recibir las prestaciones por parte del Estado, entre otros beneficios.

Una de las modificaciones estipula que las prestadoras de servicio de salud, por su parte, deberán capacitar a su personal sobre la enfermedad, informar a los afiliados los derechos que tienen aquellos que sufren esa discapacidad, y que en caso de que lo agentes de salud no cumplan con la cobertura de esas prestaciones sean multados.

Una cruzada por sus hijos

Los niños con TGD no cuentan con centros asistenciales suficientes o apropiados para el tratamiento del autismo ni con escuelas especiales que acepten matricular a los niños con ese trastorno complejo del desarrollo, explicaron desde TGD-Padres.

Por eso, piden que los legisladores también trabajen en la redacción de las modificaciones pertinentes en la Ley Nacional de Educación, Ley de Detección Precoz, Ley de Acompañantes Terapéuticos y en otras “necesarias” para mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad.

En ese sentido, se explicó que la Argentina adhirió a la Convención Internacional sobre los derechos de las personas con discapacidad, por lo cual se debe “amoldar la legislación”, pero que hay provincias como Salta, Tierra del Fuego y Neuquén que “no adhirieron a la ley de discapacidad”.

Según TGD-Padres, en 1970 el autismo afectaba a uno entre 10 mil niños, pero desde 1992 la proporción se ha incrementado dramáticamente en prácticamente todos los países del mundo porque en la actualidad uno de cada 166 niños es autista.

Este grupo de padres advierte que el autismo se está convirtiendo en “la discapacidad infantil más común” que el síndrome de down, la parálisis infantil y el retraso mental.

Share.